ANTONI “SICUS” CARBONELL

Antoni Carbonell Giménez, conocido como “Sicus”. Nace en Barcelona el 1 de agosto de 1974.

Profesionalmente, comenzó en 1991 cantando en varios grupos, como ESTRELLAS DE GRACIA y AI, AI, AI. Fue el primer cantante de rumba catalana gitana en grabar un disco íntegro en catalán.

La trayectoria de Antoni “Sicus” Carbonell, va mucho más allá a su faceta musical. A finales del 2019, concretamente el 25 de noviembre, celebrará 25 años de la creación de Sabor de Gracia, un grupo de rumba catalana de referencia, siendo actualmente uno de los más admirados y reconocidos en su estilo, tanto en el ámbito catalán como en el internacional. Un éxito gestado gracias a una larguísima trayectoria y la generosa personalidad de un hombre que, desde siempre, ha luchado y trabajado para la integración y el bienestar de la gente, en general, y de la etnia gitana, en particular.

Cuando tenía cinco años, Sicus subía por primera vez a los escenarios durante las fiestas de Gracia. Y sigue al pie del cañón, cada vez con más reconocimiento y con nuevos proyectos artísticos y sociales con lo que su profesión musical se divide en otras facetas como la de productor musical, actor, director, promotor, asesor y mediador social, al margen de que, hoy en día, es presidente de la Asociación Profesional de Autores y Creadores de la Rumba Catalana (APAC).

Al frente del grupo Sabor de Gracia, Sicus ha ido cultivando el éxito paso a paso, a ritmo de los discos editados a lo largo de una trayectoria que se inició con Tots els colors (DCD 1996) y que continuó con El mundo baila (K Industria, 2004), La Cançó amb Rumba (Stress Music, 2006), Sabor pa’rato (Harmonia Mundi, 2010), Gitanos Catalans (Picap, 2014) y que ha finalizado este año 2018 con el doble Sabor a Peret (Homenaje al rey de la rumba) (Discmedi, 2018).

A lo largo de todos estos años, Sabor de Gracia ha actuado por toda Cataluña, gran parte de España y en países como Venezuela, Puerto Rico, Estados Unidos, Argentina, Francia, Inglaterra, Hungría, Austria, Bélgica o Alemania. Asimismo ha participado en la banda sonora de la película El gran Gato (Ventura Pons, 2002) y ha intervenido en producciones televisivas haciéndose merecedor de una nominación a los premios Goya como intérprete de la canción Podemos volar juntos, del film El patio de mi cárcel (Belén Macías, 2008). Con este grupo, Sicus también ha tenido la oportunidad de participar en varios conciertos multitudinarios como Canciones contra el sida, en 2012 en el Palau Sant Jordi; o el Concierto para la libertad celebrado en 2015 en el Camp Nou.

En todos estos años de música, no sólo ha tenido la oportunidad de trabajar con figuras de talla internacional como los Gipsy Kings, Oscar de León, Estrella Morente, Jerry Medina, Steve Hogart, Jarabe de Palo, Peret, Moncho, José el francés, Diego Amador, Pep Sala, Gerard Quintana, Els Pets, Marina Rossell, Pau Riba, la Pegatina o Txarango, sino que también ha sido invitado por diferentes universidades y ayuntamientos, tanto del país como del otro lado del Atlántico, para realizar talleres y conferencias didácticas sobre la cultura gitana o la rumba catalana. De este modo ha podido viajar por el mundo para difundir el estilo musical de una etnia de gran importancia para la historia de Cataluña. En este sentido, también fue galardonado como tertuliano de honor en el Ateneu Barcelonès durante el curso 2017 – 2018.

Entre 1992 y 1996, Sicus Carbonell trabajó como monitor de niños para la Unión Gitana de Gracia. Desde entonces, y en su mayoría alrededor de la temática de la gran familia gitana catalana, ha sido impulsor de cursillos, ha participado en trabajos y estudios de campo des de la iniciativa del Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona, ​​así como para el área de bienestar Social de la Generalitat de Cataluña.

Co-director del documental Gitanos Catalans! (2011), actualmente prepara la versión escrita de este film que previsiblemente se editará a mediados del 2019.

Podríamos ampliar el polifacético trabajo realizado por Sicus, enumerando su extensa colaboración con músicos de todos los estilos y de todas las procedencias o mencionando los álbumes grabados tanto en solitario como con otras bandas del panorama catalán; por no citar también su trabajo como creador y promotor de conciertos o de otras formaciones. Todo esto se completa y se hace evidente en las páginas del libro escrito por Cinta S. Bellmunt Sicus, 20 años con sabor de rumba, en el que consta como subtítulo: “Vivencias de una voz gitana con proyección internacional”.